Esta es la historia de Teresa Correa.


Soy Teresa (foto-derecha) y vivo en Pando, Canelones - Uruguay.

Tengo 46 años, hace 24 años que estoy en pareja con Reinaldo y tenemos una hermosa hija de 18 años (foto-izquierda).

Les quiero contar una reseña de mi "LINFOMA NO HODGKIN" ESTADIO 3


Todo empezó en el mes julio del año 2004 cuando noté que tenía una pequeña “pelotita” en la ingle.

Fui a una Emergencia y la doctora decidió darme un pase al cirujano. Empezó con muchos análisis: biopsia, ecografía, etc. Ya para ese tiempo sabía que era un GANGLIO y que iba aumentando rápidamente sin dolor. Se notaba a través del pantalón.

El 8 de noviembre decidieron hacerme una pequeña intervención con anestesia local y sacarlo. Pasaron algunos días y empezó a crecer de vuelta como una pelota de FUTBOL... vamos a tomarlo un poco en chiste.

También se notaban algunos pequeños en la pelvis, quizás los primos o hermanos. A todo ya estábamos a principios de 2005.

Los esperados resultados salieron, dieron negativo y que era un ganglio benigno. Mi pregunta al cirujano fue: ¿y ahora que hago? y la respuesta fue que lo visitara a mediados de año si estaba aburrida. Como nunca me aburro no fui en todo el año.

Aprendí a vivir con ellos aunque tuve que cambiar el tipo de remeras. No me gustaba que la gente notara algo extraño que ni yo sabia lo que iba a decir.

Pasó todo el año y nunca fui al médico. Una semana antes de Navidad note que mi pierna derecha, la del ganglio, desde la rodilla hacia arriba había aumentado de tamaño. Agarré un centímetro para salir de la duda... y comparando con la otra pierna tenía 4 cm más.

Decidí esperar a enero, ya Año 2006. El 23 visite al cirujano, fui con mi esposo y también llevé el centímetro por si no me creía.

Cuando me vio se asombró y dijo: “No me diga que viene por los GANGLIOS” y le dije: “Sí, ya son parte de mi vida”. Bueno, me mandó a hacer una tomografía, análisis, electrocardiograma, todo urgente y un pase al Hematólogo. Decidieron hacer una intervención el día 6 de febrero. Cuando fui días después para controlarme le pregunte por el resultado. Me dijo: “Ya está y quédese tranquila que ya no la voy a operar más”. Le pregunté: ¿cómo se van a curar? y me dijo: “ Con una medicación intramuscular”. Ya tenía fecha para la hematóloga. ¡Vinimos tan tranquilos para casa!No teníamos ni la más remota idea de lo que estaba por empezar a pasar.

La sorpresa fue cuando visitamos a la hematóloga y nos dijo la realidad de lo que tenía. Al principio no la entendí y me lo volvió a explicar.

También comento que tenía un 99 % de estar bien.

Lloré todo el regreso a casa, y ¿cómo contarle a mi madre de 86 años, a mi hermano y en casa a mi hija y a su amigo Martín?


Mi hija siempre estuvo a mi lado. Siguió con el liceo pero dejó las salidas del fin de semana y Martín, su amigo desde la infancia y como un hijo para mí, siempre estuvo para darme aliento.

Llamé a mi amiga Stella. Ella siempre me acompañó a las consultas y quimio.

Mi esposo, que en ese momento tuvo que empezar a trabajar afuera, me llamaba todos los días y venía para las quimio. También Laura mi amiga me acompaño en todo momento.

Me empecé a levantar a eso de 6y30, tuve mucha fuerza de voluntad para superar el LINFOMA. Otra aliada para mi es la música, los temas que más me gustaban los ponía a todo volumen.


Ah... me olvide de contarles que en esos años trabajaba en una discoteca, extrañe mucho la música y la movida nocturna.

La primer quimio fue la más difícil, estuve re mal, muchas nauseas y todo se me daba vueltas.

En las siguientes pasé mejor, siempre tenía mucha hambre y aprendí que tenía que comer menos para no tener vómitos.

La vida cambió para mí, tengo tantos amigos y amigas. Le doy gracias a la VIDA por haberlos conocido. Le doy mucho valor a las cosas simples que antes no veía.


Ah... tengo 2 perras. Tejana vino en el 2006, era un osito de peluche, ahora ya es grande y Milenia, una ovejero alemán de 8 años, solo le faltó hablar, me hacia compañía a toda hora y la re quiero.

Conocí a un grupo de ayuda (MBBCC) Mujeres de Barros Blancos Contra el Cáncer.

A TODOS gracias, los re quiero, solo voy a nombrar algunos nombres pero están todos en mi corazón: Stella, Laura, Martín, Daniela, Carla, Yolanda y Gabriela que ahora esta en España pero está siempre en el corazón de (MBBCC).

A todos gracias por el aguante. También a mi esposo Reinaldo y al sol de mi vida Daniela mi hija, a mi mami y mi hermano Cesar y demás familiares y vecinos.

Gracias VIRGINIA y seguí a adelante con el grupo LINFOMA.