MÁS ALLÁ DEL LINFOMA

¡Tienes un linfoma! Fueron las palabras del médico tras la biopsia. Con tan solo 17 años tenía cáncer y el mundo se me vino encima, por aquel entonces me sentí perdida, desconcertada, desolada, miles de cosas pasaron por mi mente.... pero no sabía que gracias a mi enfermedad viviría la historia más bonita que jamás pude imaginar..... Nuestra historia no es una historia cualquiera, es una historia de esfuerzo, superación y entrega.

Recuerdo que todo comenzó un 17 de Julio, un día más de aquellos en los que hay que madrugar para tener la cita con nuestra amiga la "quimio". Sentada en la sala me puse a pensar mientras esperaba mi turno, sobre la mala suerte que había tenido con mi nueva recaída... y de pronto una gran sonrisa se interpuso en mi camino, una sonrisa que rompía el silencio de la sala. Pude apreciar que era un muchacho que reía a carcajadas y pensé ¿Dios mío como puede estar aquí y estar tan contento?. Aquella sonrisa me impactó, me pasé toda la mañana mirando como sonreía y el brillo de su mirada. Bueno, y llegó el momento de mi ansiada cita. Entré a la sala de tratamientos y ¿Cuál fue mi sorpresa?. Pues que ese chico estaba sentado en mi asiento preferido y pensé "cachis" y ¿ahora que hago?. Pues me senté en el asiento de lado, no sé algo me decía que lo hiciese. Empezamos a hablar y poco a poco y tras un largo rato de conversación me di cuenta que en aquel muchacho había algo especial, sus ganas de vivir quizás, sus ganas de luchar, no sé, el caso es que todo cambió desde ese momento en aquella sala. Ya no era tan fría, había más alegría, todos charlaban y algunos reían. El sol brillaba con intensidad, compartíamos opiniones, no sé algo había cambiado. Nos intercambiamos los teléfonos gracias a una señora mayor de la que me acuerdo cada día ya que si no hubiera sido por ella no sabría nada más de él.

Es así que conocí a Juanfran. ¿Y a partir de ese día qué? pensareis. Pues a partir de ese día las llamadas se fueron haciendo más y más constantes, hablamos durante largas horas, y poco a poco empecé a sentir por él algo más que una amistad, sentía la necesidad de saber cómo estaba, de sentirlo un poco más cerca, así que un día quedamos en persona. ¡¡¡Sentí un cosquilleo al verlo!!! y pensé: "Uyyyy Reme que te estás enamorando". Fue uno de los días más bonitos de mi vida.

De esto ya hace 16 meses en los cuales han pasado muchísimas cosas. Él sigue en remisión completa de su linfoma, sin embargo yo he vuelto a recaer, pero esta vez a su lado todo es diferente, me apoya, me ayuda, me hace sentir especial. Nadie como él me comprende, me trasmite sus ganas de vivir, de luchar, me da ánimo, me hace ver que todo tiene sentido si se hace de corazón, siempre está ahí para ayudarme a recoger la toalla cuando me siento perdida. En definitiva me ha hecho ver las cosas desde otra perspectiva, ahora todo tiene otro color. El linfoma, ese odiado enemigo al que tanto miedo le tenía al principio hoy es mi aliado, mi amigo, porque gracias a él estoy viviendo los momentos más bonitos de mi vida. Ha unido más mi familia, a mis seres queridos que tanto me apoyan y me ayudan. He conocido a gente maravillosa, grandes amigos, algunos están cerca, otros están en la lejanía, otros aún no conozco en persona y sobre todo he encontrado el amor, a la persona más maravillosa del mundo. Todos vosotros me hacéis inmensamente feliz. Como veréis esta vez es diferente, sé que luchando algún día esto se acabará, ya no siento miedo porque no tengo un corazón, tengo dos, el mío y el tuyo Juanfran.

Gracias por todo lo que me das

Te quiere Reme

Nombre: Reme

Lugar: Málaga, España